Una Clase Especial

El viernes se acabó un ciclo. Un ciclo que empezó hace 8 meses. Un tiempo que ha pasado casi sin darnos cuenta y en el que hemos vivido tantas cosas…

Es curioso como cuando acabas un curso y te fijas en los pequeños detalles, ves cosas que nunca hubieras imaginado. Como por ejemplo el pasar el último día de clase pegado a personas con las que el primer día pensabas que nunca hablarías o nunca congeniarías.

Un curso da para mucho. Y en una clase de apenas 26 personas, todavía más. Todo es más intenso. Las relaciones entre los compañeros, las relaciones con los profesores. Todo se comparte más que en una clase de 50 o 60 personas. Y en un curso entero da tiempo a compartir muchas cosas buenas y muchas malas. Da tiempo a conocer profundamente a gente que ves cada día. A personas que a priori no tienen casi nada en común contigo pero con las que pasas más tiempo que con nadie. Porque al principio solo te relacionas con ellas las 4 o 5 horas que pasáis en clase. Pero empiezas a quedar por las tardes para tomar algo, empezáis a salir juntos por las noches, quedáis para estudiar… y poco a poco esos compañeros de clase se van convirtiendo en amigos. Amigos con los que compartes inseguridades, intimidades, rupturas, decepciones, alegrias y satisfacciones.

Como en todas partes, la perfección no existe. Durante un curso entero se ve perfectamente la competitividad, el peloteo, la astucia, la avaricia, la ambición… Cosas que en cierta medida pueden ser comprensibles pero como digo siempre, “todo en exceso es malo”. A pesar de todas esas cosas que pueden crear mal rollo en una clase, creo que estaréis todos de acuerdo conmigo en que al final son las cosas buenas las que prevalecen. Y para muestra, los vídeos que acompañan este post. Al final siempre se recuerda lo bueno. Siempre se recuerda a esa compañera que siempre llegaba tarde, a ese compañero facha, a ese otro progre, a la delegada, al pasota, a la que nunca viene a clase, al gracioso, al que siempre lo reivindica todo, a la calladita… A todos los recuerdas con una sonrisa.

En 8 meses cambian demasiadas cosas. Solo hay que mirar hacia atrás y ver cómo ha evolucionado nuestra vida desde principios de curso. Cambiamos con los demás y con nosotros mismos. Los primeros meses puedes llevarte muy bien con alguien pero al final del curso esa relación puede haberse enfriado del todo. Son cosas que pasan. Y eso precisamente es lo más interesante. El ir prestándole atención a gente diferente durante tantos meses. El querer conocer a gente que al fin y al cabo está estudiando lo mismo que tú, que quiere y desea ser lo mismo que tú.

Si al final de la carrera consigues llevarte un amigo de verdad, alguien que te conoce al 100%, todo habrá merecido la pena. Y sé que muchos de vosotros (esto va dedicado especialmente para mis AMIGOS de mi clase), se estáis dando cuenta de la importancia que estamos cobrando los unos para los otros. Os estáis dando cuenta de que os estáis haciendo amigos de verdad. Que vuestras relaciones van más allá de las 4 paredes del aula. Que al final, posiblemente os llevéis a uno o varios amigos de verdad.

Y eso es algo de lo que se dan cuenta hasta los profesores. Porque hasta ellos lo han reconocido en sus últimas clases: “Sois una clase especial. Es la primera vez que me encuentro con una clase tan unida y que transmite tan buen rollo. Una clase que además es tan trabajadora y ese buen rollo hace que las ganas de trabajar sean mucho mayores”.

Y como dijo un profesor el viernes pasado en nuestra última clase…“Bueno, por lo menos os lo habéis pasado bien, ¿no?”

Y ¿acaso no es eso lo más importante?

Bookmark and Share

~ por Trending Topic en 31 mayo 2009.

5 comentarios to “Una Clase Especial”

  1. He vido el post y me ha encantado. Te aplaudo virtualmente. Un beso!!!!

  2. Yo espero que seas uno de esos amigos de los que llevarme después de la carrera…y es verdad, va a ser difícil..pero a mí todavía me quedan bastantes de cuando estudiaba inglés.
    bss cotanfilosofo!

  3. Estoy totalmente de acuerdo contigo en todo lo que dices. Gracias por formar parte de esta clase, sin tí no hubiese sido lo mismo. Todos somos eslavones imprescindibles en esta historia, pero tú formas parte de aquellos que unen la mitad de la cadena y que si no estuviese cada parte hubiese sido independiente de la otra y nada hubiese sido como lo conocemos ahora.
    Gracias de nuevo!! Un beso enorme!! estudia mucho!!

  4. Me encanta todo lo que has escrito, me he llegado a emocionar leyéndolo, este año se ha pasado rapidísimo y no quiero pensar en estas fechas del próximo año, cada uno se irá xa un lado y todo se terminará😦 Espero que no sea así aunque es difícil. Os quiero a todos y ojalá que mantengamos esto durante mucho tiempo!!!

  5. Creo que bien poco se puede decir tras haber vivido un año como este. Desafortunadamente, Alejandra tiene razón, se nos ha pasado el tiempo volando. Me encantaría que sigamos manteniendo el contacto durante mucho tiempo, eso sería una evidente señal de que continuaríamos formando parte de la cadena. Gracias a todos¡ besos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: