Mucha Pena

Hoy hemos empezado de nuevo las clases normales en la facultad después de un mes de enero lleno de exámenes. Hoy ha comenzado el que será el último cuatrimestre para la mayoría de nosotros. En cuatro meses se supone que habremos acabado la carrera y que seremos periodistas. Hoy es el principio del fin. A partir de ahora, todo será una cuenta atrás. El tiempo cada vez irá más rápido y los trabajos irán en aumento, así que lo único que espero es poder disfrutar de cada instante de mi, cada vez más próxima a su fin, vida estudiantil.

De todas formas, este cuatrimestre no ha podido empezar mejor. El pasado miércoles nos fuimos la mayoría de mi clase a pasar unos días en una casa de campo que tiene una compañera en Medina Sidonia, en un lugar precioso.

Como es lógico, cuando cerca de 20 jóvenes conviven en una casa durante tres días, suceden muchas cosas. Se producen confesiones muy importantes. Confesiones que al final sirven para unir más a las personas. Se revelan verdades, se exteriorizan miedos y frustraciones… En definitiva, la comunicación sincera ayuda a que todo el mundo se una más. Y eso es lo que ha pasado en este pequeño pero intenso viaje. Desde aquí quiero agradecerle a todos mis compañeros su sinceridad, su generosidad y sobre todo sus ganas de pasarlo bien. Hacía tiempo que  no me reía tanto.

Ha habido muchas risas, mucho baile, mucho cante, también alguna que otra lágrima (a veces de felicidad y a veces de tristeza). Pero sobre todo ha habido un sentimiento que nadie a nombrado pero que todos hemos sentido: Pena.

Sé que todos éramos conscientes de que los momentos que estábamos viviendo durante esos tres días serían irrepetibles. ¿Cuándo van a poder volver a unirse 20 personas con vidas tan diferentes para pasar tres días en Medina Sidonia? ¿Cuándo van a volver a coincidir las rutinas y las vidas de 20 futuros periodistas? Creo que nunca. Y tuve la sensación de que todos exprimimos cada segundo como si fuese el último. Porque en realidad sabíamos que así sería.

Aún nos queda el viaje de fin de carrera y muchas más salidas y encuentros de aquí a finales de curso. Pero como digo al principio… a partir de ahora, todo lo que hagamos se convertirá en algo irrepetible, algo que dentro de unos meses será imposible volver a vivir.

Lo único que desearía ahora es poder detener el tiempo. Que estos próximos cuatro meses fuesen eternos…porque soy consciente de que probablemente, y por muchas razones, sean los mejores cuatro meses de mi vida.

Bookmark and Share

~ por Trending Topic en 8 febrero 2010.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: